5 Motivos por los que recurrir a una Wedding Planner para Organizar vuestra Boda
26 abril, 2015
Ver todo

Willkommen! Bienvenue! Welcome! A Atelier de Yaiza

Como reza el título de nuestro primer post y en honor a la canción del conocido musical “Cabaret”, ¡bienvenidos a todos!

Es un placer para nosotros poder presentaros este nuevo proyecto en el que nos hemos embarcado, Atelier de Yaiza, Wedding Planner & Designer.

Y probablemente os estéis preguntando, ¿cuál es el origen de tan exótico nombre? No, no os hemos leído la mente, por el momento no se nos han concedido poderes adivinatorios, pero es lo que mucha gente de nuestro entorno nos ha preguntado al decirles que nuestra nueva aventura llevaría por nombre Atelier de Yaiza.

Pues todo se remonta a hace unos meses, cuando decidimos hacer un viaje de pareja a las Islas Canarias. Yo (Miriam) ya había estado con unas amigas en Fuerteventura y, en esta ocasión, Fran me convencía (no le hizo falta insistir mucho, todo hay que decirlo), para viajar a Lanzarote. A él le encanta la montaña y los paisajes volcánicos, por lo que las vacaciones no solo se iban a ceñir a dormitar en la playa al calorcito de los rayos del sol, sino que la idea era poder visitar también sitios la mar de chulos y muy diferentes a nuestra tierra (Galicia).

Como ya estaréis deduciendo, en nuestra visita a la isla conocimos el municipio de Yaiza. Lo recuerdo como si fuese ahora. Había llegado el último día de las vacaciones y queríamos aprovecharlo al máximo. ¡Quedaban tantos lugares por descubrir! Nos decantamos por viajar hasta el sur de la isla. Visitamos el Charco Verde (Los Clicos), las Salinas de Janubio, la playa del Papagayo… Y rematamos la jornada cenando en un restaurante genial, regentado por una pareja gallega afincada en Lanzarote desde hace años. Trato exquisito que nos hizo enamorarnos más, si cabe, de la isla.

El caso es que cuando nos encontrábamos en pleno ‘brainstorming’ para dar con el nombre de este proyecto, vinieron a nuestras mentes aquellos maravillosos días en la isla y pronto supimos que la opción vencedora tenía que ser Atelier de Yaiza.

Atelier tiene su origen en la lengua francesa, significa “taller, estudio” y está muy vinculado con el mundo de la artesanía, del ‘handmade’.
Nos gustó lo que transmite el término porque queremos convertirnos en unos “obreros del amor”, en “artesanos de lo onírico”, como citamos en la home de esta página. Somos fans de las cositas diferentes y hechas a mano, por uno mismo, no solo por la satisfacción que esto implica, sino por lo que puede llegar a transmitir a los demás, la carga emocional que lo que uno fabrica puede llevar implícita. Que levante la mano quien no prefiera ser sorprendido por su pareja con una foto de los dos con dedicatoria en el reverso, antes que ser agasajado con una colonia.

Por otra parte, Yaiza simboliza para nosotros un momento de nuestras vidas inolvidable. Evoca una mini-etapa de relax, descanso, huída de la rutina y conocimiento de unas gentes maravillosas y unas tierras espectaculares, cuya imagen permanecerá para siempre en nuestras retinas.

Además, Yaiza significa “arco iris” y se dice que las personas con este nombre presentan cualidades como la dulzura y la paciencia. También, que son observadoras, cariñosas, nobles, discretas, disciplinadas y amables. Y por si fuera poco, son amantes de la buena música y el arte.

Pero no solo el nombre de Atelier de Yaiza tiene su origen y una explicación. El logotipo, un diente de león, también tiene su razón de ser.
Os invito a que tecleéis en Google “leyenda de la princesa Yaiza”. Os adelanto que la historia sobre la que vais a leer trata de una princesa que habitaba hace mucho tiempo en Lanzarote. Por su amor, unos guerreros tendrían que cruzar hasta La Graciosa y hacerse con el único ejemplar de la “planta de los deseos”, el cual deberían entregar a la princesa para que ésta los aceptase como su amor eterno.

Pues bien, desvelado el misterio del exótico nombre de nuestro proyecto, vamos rematando este primer post, no sin antes agradeceros que estéis del otro lado de la pantalla haciéndonos compañía.

bienvenidos